Toña la negra, La diva de voz solar

Eterna cancionera


Victor Hurtado Oviedo.
(Fragmento del sitio Ciberayllu, revista peruana y latinoamericana de cultura y literatura)

Muñeca redondísima de nieve negra e imposible, aún más imposible bajo el apasionado sol de Veracruz; muñeca rebosante, de esferas sucesivas. Primero, el cuerpo lleno como un mundo; luego, sobre la curvatura de ese orbe carnal, un círculo menor: la luna de una faz sonriente; y, en el centro de esa luna, la esfericidad antigua y yucateca de una nariz redonda trazada con el compás de la música, con el vaivén enroscado del aire que empieza a cantar Toña la Negra, madre primordial de los boleros. María Antonia del Carmen Peregrino Álvarez cantaba quietamente. Se instauraba en el escenario; solo sus brazos seguían los caminos de la música, y sus manos firmaban arabescos gitanos en el aire. Al cantar, su cuerpo-mundo soltaba astros redondos que ascendían: el danzón cubano, el bolero, la rumba sensual y el son jarocho. Los cuatro giraban entonces con la música de las esferas celestiales inventada por el loco de Pitágoras, repetida en el Timeo platónico y cantada sin orquesta por fray Luis de León:

[la música] Traspasa el aire todo hasta llegar a la más alta esfera, y oye allí otro modo de no perecedera música, que es de todas la primera.

 

Toña nunca estudió música. ¿Ella?: ¿para qué? El Sol tampoco sabe astronomía. Cuando cantó la guiaron la lenta marea de su sangre y la humedad del viento cálido que le llegaba desde Cuba –patria universal del ritmo– y que, con el soplo de los siglos, ha cavado la curva del golfo en el centro del cual –como una perla de oro– relumbra la Villa Rica de la Vera Cruz. María Antonia nació allí el 16 de diciembre de 1912. Enfrente, otra vez, la música del mar azul y su espejo en el cielo.

Los padres de Toña tenían a mucha honra su pobreza (de todo hay en este mundo), pero le brindaron notables privilegios: algún marchito vestido de flores, una cartera ruinosa que pidió su mano como en terceras nupcias, y esa fina educación que convierte a los desamparados en estilistas de la humildad. ¡Bien por ellos! Nadie es tan agradecible como un pobre que aprende a guardar su sitio, aunque no sepa para quién (generalmente para otro pobre). Dotada, pues, de aquestas prendas morales y casi materiales, María Antonia Peregrino creció segura de que algún día poseería la Tierra. Esta sana fe confirma que –ligeros de equipaje– a los desheredados cuesta menos subir el Sermón de la Montaña. Más tarde, Toña cantaría (Llevarás la marca, de Luis Marquetti):

«Yo comprendo que en mi pobreza llevo a mi rival porque tengo un corazón de pueblo que asesinas a sabiendas [de] que haces mal.»

 

La historia construye esquinas para que dos astros se encuentren. Así fue con Garcilaso y Boscán, con Oscar Wilde y André Gide; así también, la conjunción de Agustín Lara –rey flaco como un cetro– con quien sería la voz-mujer, eterna y llena que él aguardaba: Toña la Negra.

Las crónicas trabajan siempre en estorbarse, y datan aquí y allá el instante legendario de ese encuentro verdadero; no importa. Imaginemos que fue en 1930 y en la capital de México, adonde Toña había ido trocando hábilmente la pobreza provinciana por ese toque de distinción que da siempre la miseria en una gran ciudad.

Con las palomas secas de sus manos, Agustín Lara la ungió su cantante femenina; su segunda voz humana sería Pedro Vargas. Toña la Negra comenzó entonces a ascender la infinita escala de la música, primerísima entre sus iguales: aquella opulencia de mujeres que abrieron y cerraron un siglo de contraltos entregadas al bolero: Rebeca, Amparo Montes, Margarita Trejos, Elvira Ríos, la fascinante inflexión oscura de María Félix, la grandiosa Olga Guillot…

De toda aquella asombrosa floración de intérpretes, solo la voz de Antonia Peregrino se desdobló en eco. Nunca, ni en el más alegre de los sones, a Toña la Negra dejó de buscarla la penumbra de la pena. Su voz fue una trenza de luz y sombra, y una enorme casa iluminada, con un traspatio de melancolía. Se retrataba (Cancionera nací, de Roberto Cantoral):

«Soy alondra prisionera en las redes del amor; soy la eterna cancionera; soy la novia del dolor». (…)

 

María Antonia murió en aroma de perennidad en la ciudad de Méjico el 19 de noviembre de 1982, tras una vida de decencia muy poco solidaria con los titulares de la prensa del escándalo.

Agustín Lara, Pedro Vargas y Toña la Negra son el padre, el hijo y el espíritu santo del bolero. Laus illis: alabados sean por siempre. No importan ya los coros de ángeles y serafines, de tronos y dominaciones: en el cielo donde esté, Toña la Negra lleva la voz cantante.

 

 

Victor Hurtado Oviedo. (Lima, 1951). Periodista.
Es miembro correspondiente de la Academia Peruana de la Lengua. Estilista extraordinario, es considerado por muchos uno de los mejores prosistas
peruanos vivos.

Toña La Negra, la diva de voz solar

Análisis de la obra de Antonia del Carmen Peregrino «Toña La Negra» y su relación histórica con la música cubana.

……………………………………………………………..

Sinopsis: Repaso a la obra musical de Toña La Negra, su relación cercana con la música cubana y su vínculo histórico con intérpretes de la mayor de las Antillas.

Período: Siglo XX.

Duración: 39:32

__________________________

Toña La Negra junto al Conjunto Tropical Veracruz, Ciudad Mendoza, Ver., 1945. A mediados del siglo XX, varios sindicatos mexicanos tenían por costumbre organizar grandes bailes con figuras destacadas de la música popular. Este fue el caso de Toña La Negra, quien, en 1945, se presentó ––junto al Conjunto Tropical Veracruz (con Pablo Peregrino, en los bongós y el Chino Ibarra, en la trompeta)–– en un baile de aniversario para los trabajadores de la fábrica de Santa Rosa, en Ciudad Mendoza, Veracruz. Foto: Mayorga / Libro Puerto de Veracruz (Bernardo García Díaz)

Audio: Fragmento de "Eso no va conmigo" (Pablo Peregrino), interpretado por Toña La Negra y el Conjunto de Pablo Peregrino en 1958 (Fuente: Disco Toña La Negra "La sensación jarocha" / Lamento cubano, Tumbao Classics, Madrid, 2004)

 

 

 

Publicidad de Toña La Negra y Juan Bruno Tarraza en Venezuela, 1943Fuente: Periódico El Heraldo de Venezuela (5 de Agosto de 1943) / http://hemerotecamusicavenezolana.blogspot.mx/2010/11/el-heraldo-1943-agosto-5-en-venezuela.html

Foto de propaganda de Toña La Negra para su visita a Cuba, hacia 1940. En el año de 1940, Toña La Negra viajó a Cuba con motivo de su participación en la toma de cargo del presidente Fulgencio Batista. En aquel país, la cantante conocería más tarde a Juan Bruno Tarraza; un destacado pianista y compositor con quien se presentaría en varias giras internacionales. Foto: Autor no identificado / Fototeca de Veracruz - IVEC

Audio: Fragmento de Lamento cubano (Eliseo Grenet), interpretado por Toña La Negra y el Conjunto de Pablo Peregrino en 1958 (Fuente: Disco Toña La Negra "La sensación jarocha" / Lamento cubano, Tumbao Cuban Classics, Madrid, 2004)

 

Toña La Negra y su conjunto, Veracruz, Ver, hacia 1940. En opinión del historiador Bernardo García Díaz, Toña la Negra regresaría al puerto de Veracruz, tras tres años de estancia en la capital del país, con su propia compañía musical en 1935. Con ésta empresa, compuesta por una treintena de artistas, la cantante colaboraría lo mismo junto al conjunto Son Clave de Oro, que con el "Benjamín de los compositores veracruzanos", Mario Ruiz Armengol. Foto: Joaquín Santamaría / Libro Puerto de Veracruz (Bernardo García Díaz)

Audio: Fragmento de "Palmeras" (Agustín Lara), interpretado por Toña La Negra (Fuente: Disco Toña La Negra. 100 años de música. CD 1, RCA, 2001)

 

 

Toña La Negra (fotografía de publicidad), hacía la década de los treintasFoto: Autor no identificado (AGEV) / Libro Toña La Negra (Rafael Figueroa)

Toña La Negra en las instalaciones de la XEW, México, D.F., S / F. En el año de 1932, Toña La Negra viajó a la Ciudad de México con la finalidad de buscar nuevos horizontes para su situación económica y carrera musical. En la capital, la cantante conocería a varios compositores destacados de su tiempo, como Agustín Lara, Rafael Hernández y Gonzalo Curiel. En la imagen (de izquierda a derecha): Toña La Negra junto a su hermano Manuel Peregrino; detrás de ella (tercero de izquierda a derecha), el director de orquesta Rafael de la Paz y en primera fila (parte inferior izquierda), Rafael Hernández El jibarito. Foto: Autor no identificado (Colección Armando Pous) / Libro Toña La Negra (Rafael Figueroa)

Audio: Fragmento de “Quiero” (Ernesto Lecuona), interpretado por Toña La Negra (Fuente: Película Payasadas de la vida [Arcady Boytler, 1934])

 

 

 

Toña La Negra en la película En carne viva, 1950. A partir la década de los treintas, Toña La Negra, además de cantar en los principales foros del país, empezó a participar en películas del cine nacional, como Payasadas de la vida (1934), María Eugenia (1942) y Konga roja (1943). En la imagen, la artista actuando en la película En carne viva (1950). Foto: Filmoteca de la UNAM / Libro Toña La Negra (Rafael Figueroa)

Audio: Fragmento de "Babalú" (Margarita Lecuona), interpretado por Toña La Negra (Fuente: Película Konga Roja [Dir. Alejandro Galindo, 1943])

 

 

Toña La Negra, S / F. Foto: Autor desconocido / Colección Miguel Rodríguez "El ruso"

Toña La Negra y Celia Cruz. S / F. Por mucho tiempo, la relación entre Toña La Negra y varios músicos cubanos sería una correspondencia de largo alcance. Prueba de ello serían sus colaboraciones ––aunque no todas grabadas–– a lado de artistas de la isla, como José Antonio Méndez, la Sonora Matancera e Israel López “Cachao”. En la imagen, la intérprete junto a la cantante Celia Cruz. Foto: Autor no identificado / Libro Toña La Negra (Rafael Figueroa)

Audio: Fragmento de “Mentira Salomé” (Ignacio Piñeiro), interpretado por Toña La Negra y la Sonora Matancera (Fuente: Disco Sonora Matancera, 65 aniversario, Orféon, México, D.F., 1974)

 

Toña La Negra y Agustín Lara, Veracruz, Ver, S / F. De todas los compositores que Toña La Negra interpretaría a la largo de su carrera, Agustín Lara sería sin duda la más importante. Después de su encuentro en la década de los treinta; el músico-poeta ––se dice, inspirado por la presencia y semblante afroantillano de la cantante–– decide componer algunos de sus más famosos boleros relacionados al sentimiento caribeño. Una serie de composiciones que se distinguirían por sus guiños al lamento afrocubano, la nostalgia como el refugio de los desposeídos y el paisaje tropical como un destino ineludible. Foto: Manuel Reyna / Fototeca de Veracruz - UNAM

Audio: Fragmento de “Oración Caribe” (Agustín Lara), interpretado por Toña La Negra (Fuente: Grabación en vivo en el Museo de la Ciudad de México, México, D.F., década de los sesentas / Cortesía de la Fonoteca Nacional)

 

 

Toña La Negra con la comitiva del rey feo en carnaval, Veracruz, Ver, S / F.  Foto: Manuel Reyna / Fototeca de Veracruz - IVEC

Discografía


NEGRA LA, Toña y Matancera, Sonora. “Mentira Salomé” (Ignacio Piñeiro). Sonora Matancera, 65 aniversario. Orféon. México, D.F., 1974 25CDTR-822

______________ y Peregrino, Pablo. “Allá va” (Rafael Hernández). Lamento cubano-Toña La Negra / La sensación jarocha. Tumbao Classics. 2004 TCD-117

_______________. “Lamento jarocho” (Agustín Lara). Inmortales de Toña La Negra. Orféon. México, D.F., 1995 JCD-1916

_______________. “Oración Caribe” (Agustín Lara). Grabación en vivo en el Museo de la Ciudad de México. México, D.F. Década de los sesentas

_______________. “Palmeras” (Agustín Lara). Inmortales de Toña La Negra. Orféon. México, D.F., 1995 JCD-1916

_______________. “Quiero” (Ernesto Lecuona). Fragmento de la película “Payasadas de la vida” (Dir. Arcady Boytler, 1934)

_______________. “Tabú” (Margarita Lecuona). Grabaciones inéditas 1948-1949. Instituto de Conservación y recuperación musical, S.C. México, D.F., 2000. ICREM-005 

Bibliografía


FIGUEROA, Rafael. Toña La Negra. Gobierno del Estado de Veracruz / Gobierno municipal de Veracruz / Comosuena. Xalapa, 2012.

GARCÍA Díaz, Bernardo. Puerto de Veracruz (Colección Veracruz: imágenes de su historia, 8). Gobierno del Estado de Veracruz.  Xalapa, 1992.

GONZÁLEZ Christen, Francisco Santiago Emilio. Toña La Negra: Biografía. Edición de autor, 2012 (Disponible bajo licencia de Creative Commons en http: franky.soopbook.es/)

 

Hemerografía

GRANADOS, Pável. “Todo lo que cante se llenará de sol. Toña La Negra y las diosas tropicales de la radio” en Tierra Adentro, No. 143-144 (Diciembre 2006-Marzo 2007), Pp. 21-29

 

Entrevistas

Rafael Figueroa. Xalapa, Ver.
9 de septiembre de 2013.

Pável Granados. Veracruz, Ver.
11 de noviembre de 2013.

 

 

 

Música y películas